Resumen

Cuba tiene una rica tradición en la enseñanza de la letra cursiva que es el estilo oficial del Sistema Nacional de Educación. Para ello se han elaborado normas y un modelo alfabético, cuyos rasgos son una simplificación del Modelo Palmer. Los responsables de la transmisión de esa herencia son los maestros primarios, sin embargo, los planes de formación inicial han presentado carencias en este sentido, provocando una pérdida en la calidad del aprendizaje en los escolares primarios.
La investigación realizada, centró su atención en este problema: Insuficiencias en el tratamiento a la lengua escrita, en la formación inicial del maestro primario que limitan su desempeño profesional caligráfico en los diferentes contextos donde actúa. Se aportó una modelación sistémica del proceso de enseñanza- aprendizaje que permite lograr una rehabilitación de los saberes caligráficos en estos estudiantes, cuya factibilidad se constató mediante una pre-experimentación planeada desde una estrategia didáctica prospectiva.
Es objetivo de este artículo, socializar la experiencia obtenida como una contribución a los docentes de otras universidades y escuelas dedicadas a la formación inicial de Maestros primarios para que la letra cursiva no muera, pues esta es la forma de escritura manual que más se ajusta al vuelo del pensamiento.